La implementación de un ERP es una inversión y no un gasto

Al momento de llevar adelante la puesta en marcha de un Sistema de Gestión ERP pueden surgir dudas. La inquietud más común de los directivos de las empresas, a la hora de afrontar esta decisión, es cómo calcular el retorno de la inversión en términos monetarios y operativos.

Por otra parte, a diferencia de la compra de maquinarias o de un nuevo edificio, un sistema de gestión cuenta con la particularidad de que no se lo puede “ver” ni “tocar”. Es por ello que para ciertas compañías es un desafío invertir en un intangible de estas características.

Como resultado de nuestra experiencia al implementar Sistemas ERP en más de 150 empresas podemos presentar cuáles son los puntos claves donde efectivamente se obtiene una reducción real de costos como consecuencia de un mejor funcionamiento de procesos claves, que tienen un impacto directo en el cashflow financiero de la empresa.

Las áreas claves donde se origina el ahorro son:

Reducción del precio de compras:

  • Se eliminan las compras de emergencia que se pagan a precios más altos.
  • El área de Compras dispone de más tiempo para seleccionar mejores proveedores.
  • Posibilidad de invitar a cotizar a más proveedores, tener más precios y propuestas.
  • Disponer del historial completo de compras para elegir a quién comprar con los mejores precios.

Incremento de las Ventas:

  • Más ventas en base a la mejora de los procesos de trabajo.
  • Mejora en el cumplimiento de fechas de entrega y eliminación de errores innecesarios.

Cuentas a pagar:

  • Control total de las facturas con las órdenes de compra y los ingresos de mercadería, teniendo en cuenta adelantos, anticipos y los débitos por rechazos.
  • Planificación financiera de pagos.

Uso integrado del Sistema:

  • Ahorros derivados del uso integrado del sistema como ser: control financiero, control presupuestario, cálculo de costos y desviaciones, control de créditos etc.

En relación a los costos, las organizaciones podrán percibir otros beneficios a corto plazo al implementar mejores prácticas de trabajo que están contempladas en el sistema como resultado de cientos de implementaciones realizadas en empresas líderes.

La puesta en marcha de un ERP genera un cambio en la forma de trabajar de la empresa pero sobre todo un mayor control de toda la gestión y la operación. Es una inversión cuyo retorno se verifica en poco menos de un año.

Consulte con nuestros expertos en cómo calcular el repago de la implementación de nuestro ERP.